Árbol Gordo Editores

martes, 13 de diciembre de 2011

El Transformer del Pesebre

Pendejos corriendo sin remera por la calle, señoras con abanicos, pan dulce: llegó la Navidad; esa Navidad invasiva como Testigo de Jehová que no larga el timbre, esa Navidad insoportable como un programa de Bernardo Neustadt, esa Navidad escandalosa como marica en recital de Lady Gaga.

Te llenan la casa de guirnaldas y un pesebre que da más lástima que Marimar juntando un collar del fango, con un niño Jesús que ya sabe que lo están por hacer cagar cuando crezca y una Virgen María tan mal hecha que no sabés si está sonriendo o quedó desfigurada en un incendio. Para colmo, la boluda de la abuela, que es la encargada de armar el pesebre, le afana los juguetes a mi primito y te llena el establo de animalitos de plástico: ovejas, burros, tigres, soldaditos, y un Transformer.

Como cada año, la inflación es tendencia en las conversaciones pre-festejos. Cuando te diste cuenta, al pan dulce súper top de la lata te lo cambian por uno marca Sol de Pekín que tiene un Papá Noel achinado como borracho al que lo agarró el sol. ¡La puta que los parió, en China no existe la Navidad!

No quiero sonar a Grinch ni mucho menos, pero hay que reconocer que eso de ‘fiestas’ nunca fue un sinónimo perfecto para mis navidades. Entre la abuela que se te duerme arriba de la ensalada a las nueve de la noche y los primos que tienen pirotecnia para invadir una isla pequeña, la cena de Nochebuena siempre fue una masacre. Te ponen Crónica TV a eso de las diez y media con la esperanza de que el brindis llegue más rápido y así poder cumplir con nuestra cuota de amor familiar del año. Te obligan a fumarte un recital entero de María Marta Serra Lima, la Mona Jiménez, Rodrigo (que en paz descanse) y alguna otra chiflada, furor musical de los años sesenta. Mientras, el contador te avisa que todavía falta un montón para que repartan el pan dulce y vos ya te aburriste de imaginar a todos tus familiares en llamas. La abuela sigue durmiendo sobre la mesa, porque extraña al abuelo, que supo alegrar nuestras Navidades al ritmo del Chaqueño Palavecino en discos de pasta. Amor salvaje.

Enseguida, los parientes se ponen a hacer un balance de ese año de mierda que te vio perder materias, novios, horas de sueño: todo, menos kilos. Estás más redondo que la Serra Lima de la tele y lo único que podés prometer para el año siguiente es empezar una dieta que ni en pedo vas a empezar, o aprobar una cantidad de materias que ni en tus sueños vas a aprobar. Mirás la tele deprimido y la Serra Lima te avisa que faltan como cuarenta minutos para el brindis.

Y cuando se aburren de hacer el balance de año, medio en pedo, tíos, padres y parientes que no viste en tu puta vida se ponen a contar anécdotas sobre personas cuya existencia es tan importante para vos como la nueva novia de Marcelo Tinelli. ¡Y por supuesto! No falta el hijo de puta que se pone a contar que te cagaste en primer grado o que tu mamá se olvidó de vos en el supermercado cuando eras chiquito, cosa de hacerte saber que fuiste un hijo no deseado.

“¿Te acordás cuando te measte en la montaña rusa?” Sí, forra del orto, qué no me voy a acordar si hasta me sacaron fotos, cosa de traumarme para el resto de la vida.

Y por fin se hacen las doce. La tía le pega una trompada a la abuela en las costillas para que se despierte, todos alzan las copas, un tío borracho pega un sapucay y una pelotuda desconocida grita ¡Nació el niño Jesús! No sé qué mierda se alegra tanto de su catolicismo, si se la pasa diciendo que la vecina de enfrente es una puta y el vecino de al lado es re cornudo. De fondo, Crónica TV te avisa que son las doce. ¡Ya sé la hora, la puta que te parió! Brindamos con “Soy Cordobés” de fondo y nos deseamos una felicidad en la que no creemos, mientras los primitos te tiran un petardo entre las piernas y la abuela te pregunta si querés más de ese pan dulce rancio, híbrido entre bromato de potasio y telgopor.

¡Ojo! Creo fervientemente en eso de las familias unidas y las navidades, pero sería genial poder festejar todo eso con un poco más de orden. Creo que así lo hubieran querido Dios, Jesús, Papá Noel y el transformer del pesebre.

25 comentarios:

  1. :O Muy bueno, espero qe te sean leves estas navidades, y que el Transformer del pesebre sea Optimus:D

    ResponderEliminar
  2. Leandro vallejos14/12/11 0:15

    Me sorprendió leerte, pensé que eras mas pelotudo.. Pero me encantó.

    ResponderEliminar
  3. Ay te amo, la imagen de Marimar juntando el pagaré me llegó a mi ateo corazón.

    ResponderEliminar
  4. Me mató la abuela. Felicitaciones Epi.

    ResponderEliminar
  5. jajajaja sos lo maas.

    ResponderEliminar
  6. Ojalá consigas tu chongo madrina y te convierta en la cenicienta en esta navidad :D

    ResponderEliminar
  7. "bromato de potasio y telgopor" jajaja sos todo, chaco

    ResponderEliminar
  8. Sos mucho.
    Es como todas las fiestas en todas las casas, màs o menos. Lo loco es que mucha gente se muda e igualmente sigue haciendo eso, has visto? El ser humano es macabro.

    ResponderEliminar
  9. Que fuerte, sobre todo lo del sapucay, a mis tíos les encanta largarse sapucays. Y bueno, la abuela, muy grande... Las anécdotas (abuela siempre me cuenta lo FEO (feo de horrible, según ella) que era cuando nací), la hipocresía de la vieja católica siendo al mismo tiempo la vieja chusma... es todo muy como pasa en (mí) realidad; aunque la verdad que a pesar de todas las contras, yo disfruto juntándome estas pocas veces al año con mi familia, que se yo, está bueno todo esto.

    ResponderEliminar
  10. No me senti para nada indentificado, pero el relato me pareció muy bueno, me reí mucho con las comparaciones, muy groso!

    ResponderEliminar
  11. Impecable. Sos todo, y mas tambien.

    Lean

    ResponderEliminar
  12. Ay me hiciste acordar a mis navidades de antaño. En cierto punto es entretenido lo grotesco de nuestras familias. Escribís muy bien soy tu fanS te amo <3

    ResponderEliminar
  13. Sos ampliamente groso epica, me cagué de risa!

    Tooe

    ResponderEliminar
  14. Cuándo estuviste en mis navidades? Muy bueno

    ResponderEliminar
  15. Estás más redondo que la Serra Lima de la tele y lo único que podés prometer para el año siguiente es empezar una dieta que ni en pedo vas a empezar, o aprobar una cantidad de materias que ni en tus sueños vas a aprobar. Mirás la tele deprimido y la gorda Serra Lima te avisa que faltan como cuarenta minutos para el brindis.

    Jajajajajajaja...mori! ♥

    @ChicoDandyyy

    ResponderEliminar
  16. Muy bueno!! Me sentí identificada, bah creo que en el 90% de las familias pasa eso... Qué cagada las Fiestas, por suerte ya pasaron.

    ResponderEliminar
  17. Que cosa mas espectacular y detallada! pobre la abuela!
    Resume muchas de nuestras navidades.
    Me encanto la entrada voy a leer algo mas de lo que tengas por ahi.
    beso

    ResponderEliminar
  18. No te olvides de la vergüenza que te puede llegar a hacer pasar tu viejo en pedo, que grita, se rie y cuenta chistes de pésima calidad. Tu mamá que tomó una copa de vino y ya está mareada y el engaño que tenés que preparar para tus hermanitos que todavía creen en Papá Noel, como "Uh, acabo de escuchar un reno, corré afuera a ver si los ves!" mientras los demás ponen los regalos en el árbol...
    Me encantó lo que escribiste, las mejores comparaciones!
    Epica lo hace otra vez

    ResponderEliminar
  19. En que momento espiaste mi familia para escribir ésto? =p

    ResponderEliminar
  20. Anónimo9/2/12 17:32

    boludo sos buenisimoo esta para que hagas una tc

    ResponderEliminar
  21. Lo más esta publicación! Todas las navidades son exactamente IGUALES!!

    ResponderEliminar
  22. Jaja me encantó siempre hay un tío borracho

    ResponderEliminar