Árbol Gordo Editores

viernes, 18 de septiembre de 2015

Casa desmantelada

Situación: edificio de un banco importante en microcentro, mediodía. Pasaba por la puerta yendo a dejar unos papeles y veo al bigotudo de saco llegar con cara de culo.
-Les dije que saquen todos estos cartones de acá-, le gruñó al guardia de la entrada.
-Pero, señor, no puedo sacarlos. Ahí duerme alguien a la noche.
-¿Y a mí qué me importa?
-Señor, ¿a usted le gustaría llegar a su casa y que se la hayan desmantelado?
Guardia desconocido, quiero ser tu amigo.

1 comentario:

  1. Laura Acebal6/4/18 21:41

    En un relato tan breve, tanto para decir, una vez más, que sos un escritor de lectura necesaria, querido Juan...Un abrazo!

    ResponderEliminar