Árbol Gordo Editores

viernes, 29 de abril de 2016

Solidaridad

La perversa idea de solidaridad que nos han inculcado nos hace entender que ser solidario significa comprar dos paquetes de yerba y darle uno a quien no puede comprarla. Es necesario que la solidaridad se desvista de esa idea religiosa de caridad y vuelva a ser discurso político, un hacer verdadero, un abogar por el derecho del otro a poder entrar al mercado y comprar su propia yerba en vez de esperar, un poco avergonzado, la que nos sobra a nosotros.

1 comentario: